Macri agitó el miedo y culpó a los votantes del peronismo por la fuerte devaluación

AME6272. BUENOS AIRES (ARGENTINA), 11/08/2019.- El presidente de la Argentina, Mauricio Macri, reconoce la derrota de Juntos Por el Cambio en las elecciones internas que se realizaron este domingo, en la ciudad de Buenos Aires (Argentina) EFE/Juan Ignacio Roncoroni

El presidente Mauricio Macri brindó una conferencia de prensa en la tarde de este lunes, en la que se lo observó sin autocrítica y donde alentó la campaña del miedo: apuntó contra el peronismo por la respuesta de los mercados de hoy que empujaron una megadevaluación.

En las primarias, la fórmula Macri-Pichetto logró el 32,33% de los votos, mientras que el Frente de Todos de Alberto Fernández y Cristina Kirchner logró 47,66%.

«Estamos convencidos de que tenemos muchas cosas para proponer todavía. La elección de octubre va a ser una buena oportunidad para demostrar que el cambio continúa«, afirmó. «Vamos a revertir la elección de ayer», dijo. «El cambio va a continuar», agregó junto a su candidato a vicepresidente, Miguel Pichetto.

«Esta elección es un mensaje y nosotros lo escuchamos», dijo. «Hay bronca acumulada de todo el proceso económico muy duro que atravesamos. Lo entendemos y estamos acá para seguir trabajando».

«Hoy hemos tenido un día muy malo. Las cosas no van a mejorar. El problema mayor que tenemos hoy los argentinos es que la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad», agregó luego del fuerte incremento del precio del dólar y las caídas de las acciones y bonos.

“Estamos intentando hacer algo que el mundo ya probó y le fue bien, como Chile, Colombia, Perú, y el kirchnerismo probó otro modelo y fracasó, por eso la reacción de los mercados«, dijo Macri para justificar el alza del dólar y del riesgo país y la caída de las acciones de las principales empresas argentinas.

“Ganaron y nos desconectaron un poco del mundo. Las empresas nuestras pierden valor, pierden capacidad de crecer y generar empleo”, atizó el presidente. Durante toda la conferencia, el jefe de Estado no hizo autocrítica y profundizó la campaña del medio a través de la confrontación directa con el kirchnerismo y con Alberto Fernández.