TIENE CÁNCER Y FUE AL DEBATE POR AGROQUÍMICOS: “EN REALICÓ NOS FUMIGAN CRUZANDO LA CALLE”

Inés Strizzi se enfermó de cáncer y no duda en relacionarlo con el uso de agrotóxicos. Aseguró que en la localidad no hay ningún protocolo para tratar el uso de plaguicidas y señaló que hay muchas personas afectadas.

Esta mañana, en el plenario de las Comisiones de Legislación General, Legislación Social, Ecología, y Asuntos Agrarios donde se debate el proyecto de ley de Gestión Integral de Plaguicidas que envió el Ejecutivo a la Legislatura, una vecina de Realicó que enfermó de cáncer por la aplicación de agroquímicos, pidió que se prohíba la ley y contó su caso.

Inés Strizzi señaló que vivió en pareja con un ingeniero agrónomo, quien era el que preparaba las mezclas para fumigar  y como lo ayudaba en todas las tareas, se enfermó.

En declaraciones radiales manifestó su oposición al proyecto y señaló la necesidad de pasar a un modelo productivo agroecológico. Entre los puntos negativos de la ley señaló: “desde el nombre del proyecto de ley, ya hay una crítica fuerte, porque plaguicidas es un determinado sector de los agrotóxicos y a medida que se desarrolla la ley se los nombra de diferentes formas como fitosanitarios y no hay una definición”, dijo.

“Tampoco hay una definición en cuanto a quién es el responsable, quién es el aplicador, cuestiones técnicas que debería tener una ley y en los artículos cinco y seis, que tratan sobre las sustancias para aplicar, se habla de una distancia terrestre de 500 metros y una aérea de 3000. Nosotros proponemos, con leyes de otros lugares, que haya un distancia terrestre mínima de 800 y 1000 metros”, señaló a Radio Noticias. “A nosotros, en Realicó, nos están fumigando cruzando la calle y lo que eso implica es terrible”, agregó.

Por otra parte, cuestionamos que la ley no tiene presupuesto. Toda ley tiene que tener un presupuesto”, resaltó  Inés Strizzi.

Además señaló que están juntando firmas en Realicó para modificar la ordenanza que rige en la localidad. “En mi caso, desde hace seis años que transito como paciente oncológica, por más que ahora esté sana. Tendré que estar medicada de por vida, sometiéndome a estudios, como otro montón de gente”.

—¿Vivías cerca de las fumigaciones cuando te enfermaste?

—Yo vivía con un ingeniero agrónomo, que era mi pareja anterior. Viví siete años con él, que preparaba las recetas para las mezclas terrestres y del aeroaplicador.

—¿Tenías contacto permanente con agroquímicos?

—Sí. Permanentemente. Era llevar los bidones cargados, ir al lugar de almacenamiento de bidones, que están adentro del pueblo, ir a buscarlos. Incluso mi oncólogo lo dijo públicamente. Técnicamente, los agroquímicos actúan como disruptores hormonales, mutan los hormonas, en mi caso particular fue el estrógeno.

En el pueblo hay un montón de gente enferma con Parkinson, enfermedades respiratorias, cáncer. Han nacido niños con malformaciones y abortos espontáneos. Incluso en el registro que hemos hecho (para modificar la ordenanza de Realicó) vecinos nos denuncian situaciones.

Y nos ha pasado, vivimos en una zona periférica y a una cuadra ya está el campo, que cuando fumigaban en verano, de avisar a los vecinos que metan los chicos adentro, porque el olor es fuertísimo, no podés respirar. Además, no hay un protocolo de denuncias, en Realicó vas a la policía y no sabe qué hacer, te mandan a bromatología a la municipalidad. En algún momento se tiene que cortar con todo esto. Todos estamos expuestos a pagar las consecuencias de este modelo productivo.

FOTO: Mauro Monteiro.